Una pirámide de madera es la nueva propuesta del proyecto Ying Yang, que toma su nombre de la visión complementaria que todo elemento de la naturaleza posee según la filosofía taoísta. “Cada elemento positivo posee su negativo que es, al tiempo, su complementario”. Uniendo el principio que rige esta teoría y coordinados por el profesor y arquitecto Fermín G. Blanco, los alumnos de arquitectura de IE University han propuesto una nueva instalación basada en el uso de la madera como material constructivo en la sala de exposiciones temporales de la Casa de Moneda.
En esta quinta edición del proyecto Ying Yang, los estudiantes de IE han explorado las posibilidades estructurales y constructivas de la pirámide como forma arquitectónica. “Tres elementos reciben al visitante con diferentes niveles de expresión, la pirámide hueca de los bloques positivos, la pirámide en negativo y finalmente la pirámide invertida que muda los esfuerzos y flota en una versión que lleva al extremo las posibilidades estructurales del sistema”, afirma el profesor Blanco.

Los futuros arquitectos han levantado esta estructura en la Ceca segoviana gracias a una variante del denominado Sistema Lupo, una invención del profesor Blanco, que consiste en la utilización combinada de piezas básicas con formas y dimensiones proporcionales con las que se puede crear cualquier forma arquitectónica y que entronca con la arquitectura modular e industrializada.
Esta es la nueva instalación de un proyecto en continuo desarrollo y que siempre sorprende, este año bajo el título “Wooden Pyramid”. Además, las piezas de este montaje son muy llamativas ya que son de madera de Poplar Americano, una de las frondosas estadounidenses de mayor altura y más abundante en la zona este de los Estados Unidos.

El origen del proyecto se remonta al montaje llevado a cabo dentro del Hay Festival de 2012, gracias a la colaboración entre el Ayuntamiento de Segovia, IE University y American Hardwood Export Council, la principal asociación de la industria de la madera de frondosas de los Estados Unidos. En aquella ocasión, el montaje consistió en la construcción de una sección del Acueducto de Segovia de casi tres metros de altura con 336 bloques de madera.
Desde entonces el sistema se ha ido enriqueciendo con las propuestas de los diferentes alumnos que cada año recibe la universidad y que a través de esta instalación han podido generar piezas experimentales para el público al tiempo que han participado de una experiencia formativa en la siempre difícil relación entre la teoría y la práctica y la no menos difícil tarea del trabajo en equipo. Algunos ejemplos de montajes creados a partir de estos negativos son “La Esponja” (2012), “El Laberinto” (2014), “Techo Real” (2015), “El Columpio” (2016) y ahora la “Pirámide de Madera”
“En un mundo basado en lo inmediato, lo efímero y la foto del instante, este proyecto se presenta como una rara avis; es un proyecto sosegado que se alarga en el tiempo, casi inmortal, pues en cada edición cambia en forma y expresión”, indica el profesor Blanco.