La ambiciosa sede central del Grupo Santander no es sólo un edificio sino una ciudad financiera situada en Boadilla del Monte a 20 kms de Madrid. Diseñada por el estudio de arquitectura, reconocido internacionalmente, Kevin Roche John Dinkeloo & Associates, la Ciudad Grupo Santander es un proyecto de 480 millones de € concebido por su presidente, Emilio Botín, y desarrollado para ser uno de los mayores campus de gestión del mundo, donde hay un equilibrio entre las necesidades funcionales y las necesidades de confort y descanso. Sus 1.600.000 m2 de parcela incluyen edificios de oficinas y de gobierno, un auditórium y uno de servicios generales, entre otros.

Estos se complementan con instalaciones deportivas y un centro médico entre otras instalaciones. El diseño de la ciudad financiera ha tratado de ser lo más respetuoso posible con el medio ambiente optando por una baja edificabilidad teniendo sólo la quinta parte de la superficie construida y con más de 2.500 árboles, 138.000 arbustos que dan lugar a plantas de alrededor de 122 especies diferentes además de olivos milenarios.

La ordenación del conjunto es sencilla y eficaz. Ubicado en el centro del complejo y en el eje de simetría principal, se sitúa el Edificio Pereda, hito arquitectónico principal del conjunto, que se diferencia en tamaño y forma de los demás edificios, alrededor del cual se van ubicando estos. La paz, la tranquilidad, la limpieza, el orden, el silencio y una cuidada jardinería son los protagonistas del amplio espacio público exterior. Para mantener la funcionalidad del espacio, bajo las plazas peatonales entre edificios se sitúa el enorme parking que recoge, directamente desde los diferentes edificios, los movimientos de entrada y salida.

La madera de frondosas ha jugado un importante papel en el diseño interior del complejo. El cerezo estadounidense se ha utilizado en puertas y mobiliario.

Esta atractiva y cálida especie se ha utilizado sobre todo en el auditórium y en el aula magna ubicados en el centro de formación. Dicho centro y la residencia se sitúan en la parte oriental de la propiedad. Emplazamiento que satisface la preocupación por separar ambos edificios del complejo de las oficinas. Están dotados de autonomía con respecto al resto de las áreas del campus, con sus propias áreas de servicios y espacios de ocio.

Estos dos edificios además de estar funcionalmente interconectados, también están enlazados físicamente con una estructura de conexión en forma de techo ondulado continuo de fuerte presencia visual recubierta por su cara interna con madera tropical.

El centro de formación es un edificio de planta cuadrada que comprende una biblioteca, salas multifunción para albergar unos 600 alumnos, aulas, salas de reunión, un aula magna de 200 personas así como de un gran auditorio para 1000 personas en el que la madera de cerezo estadounidense se hace omnipresente en plena sintonía con el color rojo corporativo del Grupo. Por su parte, la sala de arte integrada dentro del Edificio Pereda acoge una selección de pinturas y esculturas pertenecientes al Grupo Santander de artistas de la categoría de El Greco, Rubens, Picasso, Van Dyck, Chillida, Romero de Torres,… así como una serie de tapices y una colección de monedas y billetes. La carpintería sobre la que se sitúa expuesta la magnífica colección de tapices de la sala está acabada en madera de arce estadounidense, especie que también recubre las columnas y los cantos redondeados de los muros de las paredes blancas sobre los que se colocan las pinturas. Finalmente, en el techo, un enrejado de madera maciza de arce estadounidense discurre a lo largo y conecta todas las estancias de la sala de arte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.