El encino blanco americano hace su debut en el Palacio de Congresos en Huesca, España

Diseñado por Rafael Beneytez y Pedro Lafuente, el Centro de Exhibición de Huesca abrió sus puertas recientemente. Este edificio para usos múltiples cubre más de 13.000m2 y provee a la ciudad del norte de España, las instalaciones para albergar una amplia gama de eventos.

El interior está diseñado para proporcionar la mayor cantidad de espacio posible, para las funciones principales del edificio, con una clara división entre las dos áreas principales: el Salón Principal y el Salón Multiuso. Los dos espacios están divididos por un eje central. Este enfoque de uso doble era la clave del diseño del proyecto original, y los arquitectos lograron un equilibrio perfecto entre los dos, por lo cual ambos son igualmente prominentes, cada uno con su propia característica distintiva creada por el uso de materiales y por su estética. El Salón Multiuso está diseñado para un uso informal, mientras que el Salón Principal es más tradicional y formal.

En el Salón Principal, los pisos, las paredes y el techo están revestidos en encino blanco americano, lo que provoca un efecto asombroso y maximiza las propiedades acústicas del espacio. Para Rafael Beneytez, la elección del encino blanco en la construcción del Salón Principal brinda al espacio un aire de nobleza, seriedad, carácter y simplicidad, que considera está relacionado con el carácter local. Afirma: “¡Si los habitantes del lugar fueran de madera, creo que serían de encino!”. El arquitecto también quería estimular el interés en el uso de las especies, que también se usaron para la carpintería del Salón, para este tipo de edificio.

El encino blanco americano también juega un papel importante en el espectacular y espacioso vestíbulo, donde la continuidad de la pared de hormigón detrás del área de recepción está dividida por una apertura conocida como “El ojo de Hodgkin”. Visualmente asombrosa en sí misma, permite observar parte de un gran mural realizado por la artista local Teresa Ramón. Aquí, la madera ofrece un contrapunto natural a las líneas simples y elegantes de la recepción, donde se destacan el veteado natural y el color característico de esta especie.

El exterior del edificio usa una división horizontal de 2,80 metros desde el nivel del suelo, para crear una línea que da la impresión de un edificio dividido en dos: una sección que pertenece a la tierra y una sección que pertenece al cielo. La primera es robusta y áspera, la segunda es una superficie de cerámica vidriada suave con incrustaciones de alabastro. La luz de fondo por la noche reemplaza eficazmente la forma voluminosa del edificio con cientos de luces intermitentes, enmarcadas por las luces de la ciudad. Durante el día, la superficie de cerámica brillosa refleja sus alrededores, ofreciendo diferentes perspectivas según el ángulo desde donde se observe. Esto crea un efecto ‘trompe l’oeil’, que unifica un edificio dividido internamente.

Este es el proyecto más importante emprendido por el Consejo Huesca en los últimos años. Los arquitectos Rafael Beneytez y Pedro Lafuente crearon una ilusión mágica de un edificio (tanto por dentro como por fuera), utilizando una combinación de materiales que se combinan para crear algo único y totalmente adecuado para la gente de Huesca.

 

Proyecto: Palacio de Congresos de Huesca

Ubicación: Huesca, España

Tipo: Salón de Congresos

Estudio: Rafael Beneytez y Pedro Lafuente

Aforo del Auditorio: 782

Sala Multiusos:  300 m²

Sala Polivalente:  1.200 m2

3 Salas de Ponencias: 240 m2

Especie: Encino Blanco Americano (American White Oak)

Inauguración del proyecto: 3 de julio del 2008

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.