¿Cómo está legislada la gestión de los bosques de frondosas estadounidenses?

Estados Unidos ha desarrollado a lo largo del tiempo un marco legal efectivo y completamente obligatorio para asegurar una gestión sostenible del recurso forestal. Su enfoque está adaptado a la realidad nacional donde existe un importante sector industrial privado, una muy larga historia de gestión forestal realizada por propietarios privados y una poderosa sociedad civil.

Alrededor del 73% de los terrenos forestales de frondosas del Este de los Estados Unidos pertenece a propietarios privados, a menudo familias en las que la titularidad de propiedad se remonta a varias generaciones anteriores. Hoy existen aproximadamente cuatro millones de propietarios forestales privados con un tamaño medio de propiedad forestal de 20 hectáreas. Por su parte, la industria de transformación de la madera de frondosas posee solamente el 11% de los recursos forestales de frondosas del este de los Estados Unidos y la administración federal y estatal el 16%.

Los servicios forestales gubernamentales gestionan los bosques de propiedad federal o estatal sujetos a unas estipulaciones legales para asegurar la sostenibilidad de dichos bosques. Por su parte, todos los propietarios forestales estadounidenses están sometidos a la legislación federal diseñada para proteger los hábitats de las especies amenazadas.

Los reglamentos para regular otros aspectos de la gestión forestal en terrenos privados son responsabilidad de cada Estado en particular. La valoración RPA informa que ha aumentado el número de estos reglamentos particulares promovidos por cada Estado. Así, en 44 Estados existe una legislación particular para potenciar las mejores prácticas selvícolas, particularmente cuando existe producción madera y especialmente para proteger la calidad del agua.

El Gobierno Federal, así como el Estatal y los gobiernos locales, ofrecen incentivos y asistencia técnica a los propietarios privados para fomentar una mejor gestión forestal en la que se potencia una adecuada selvicultura y en la que se establecen requisitos obligatorios que debe cumplir el propietarios forestal en sus planes de gestión, reforestación u otras acciones posibles.

En los EE.UU. se ha observado claramente la necesidad de aumentar la educación y la participación pública en los asuntos forestales, por ello, miles de personas se preparan cada año en las diferentes disciplinas necesarias para entender y gestionar los ecosistemas forestales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.