¿Por qué elegir Madera Dura Americana? 

Variedad de especies: la madera de frondosas de Estados Unidos ofrece a los prescriptores, fabricantes y usuarios finales de todo el mundo una gran variedad de color, fibras y carácter; desde los tonos más agradables y oscuros del nogal, el aliso rojo, el olmo, el cerezo y el roble rojo, hasta los matices más claros del roble blanco, el arce y el fresno. Hay alrededor de 20 especies comerciales solamente en la Guía sobre las especies de AHEC y la verdadera ventaja del fabricante es que la mayoría de las especias son idóneas tanto para el rechapado como para proyectos con madera maciza.

Clasificación estándar: La madera de frondosas estadounidenses se comercia siguiendo un conjunto estándar de Reglas de Clasificación por Calidad  que han sido aceptadas por toda la industria de la madera de frondosas. Estas reglas fueron establecidas hace más de 100 años por la Asociación Nacional de Madera Aserrada de Frondosas (NHLA), y proveen consistencia y un lenguaje común con el que tanto el comprador como el vendedor pueden trabajar para realizar transacciones exitosas una y otra vez.

Sostenibilidad: Ningún otro país puede ostentar el éxito que los norteamericanos han tenido en la sostenibilidad de sus bosques de madera de frondosas. Gracias a la aplicación intensiva de las Mejores Prácticas de Gestión (BMP, Best Management Practices), los bosques de madera de frondosas de Estados Unidos no sólo sustentan una plataforma de madera muy sana, sino también enormes poblaciones de fauna, ríos y arroyos limpios, y un sinfín de actividades recreativas. El volumen neto del stock de plantaciones de madera de frondosas en Estados Unidos aumentó de 184.090 millones de pies cúbicos en 1953, hasta casi 400.000 millones de pies cúbicos en 2007. 

La madera de frondosas se puede utilizar para una amplia variedad de aplicaciones.  A continuación se describen algunas de las categorías de aplicaciones más importantes.

 

Mobiliario

La madera de frondosas es, en muchos casos, el material de elección para muebles de gran rendimiento y calidad, de todas las formas y tamaños. La amplia gama de colores y veteados disponibles proporciona una gran variedad de aspectos y estilos adecuados para casi todos los ambientes. Muchas especies también pueden teñirse con el fin de modificar el aspecto de su superficie. Antes de seleccionar una especie, es importante asegurarse que sus aptitudes para el encolado, acabado y mecanizado son las adecuadas para la aplicación a la que se la destina. La madera de frondosas estadounidenses resulta perfecta para casi todas las aplicaciones de mobiliario y puede encontrarse en un gran número de productos en todo el mundo, desde mesas y sillas de producción en serie hasta artículos de diseño personalizado y fabricación manual que durarán toda la vida.

 

Suelos

Los suelos de madera están, cada vez están más de moda, no sólo por su aspecto y calidez, sino también debido a que resultan prácticos y duraderos. Los suelos de madera se consideran una inversión y de hecho pueden añadir valor a una propiedad. Naturalmente, la calidad, el rendimiento y el precio de los productos pueden variar enormemente, por lo que es importante investigar cual es el producto más adecuado para la aplicación especificada. Las frondosas se utilizan habitualmente en suelos de madera ya que, muchas de ellas, tienen una buena resistencia natural al desgaste. Muchas frondosas estadounidenses como, por ejemplo, el roble rojo, son conocidas como un material excelente para este tipo de aplicación. El roble blanco, el fresno, el nogal blanco y por supuesto el arce duro, el más resistente de todos, son perfectos para gimnasios y pabellones deportivos. Incluso las especies ligeramente más blandas, como el cerezo y el nogal, pueden utilizarse también en lugares de mucho tránsito con la ayuda de revestimientos y acabados de alto rendimiento.

 

Carpintería Interior

La madera de frondosas se utiliza habitualmente para todas las aplicaciones de carpintería interior, tales como revestimiento de techos y paredes, puertas, tabiques de separación, escaleras, barandillas, marcos de ventana interiores, armarios empotrados, zócalos, molduras y paneles rechapados. Antes de seleccionar una especie, es importante asegurarse que sus aptitudes para el encolado, acabado y mecanizado son las adecuadas para la aplicación a la que se la destina. También es importante señalar que algunas especies son más estables que otras en ambientes con condiciones de humedad ambiental variables. La mayor parte de las especies de frondosas estadounidenses disponibles comercialmente permiten un mecanizado y acabado de gran calidad y pueden obtenerse en una serie de especificaciones adecuadas para casi todas las aplicaciones de carpintería interior. También presentan una gran variedad de colores desde el aspecto limpio y claro de los arces y el fresno, los tonos rojizos del cerezo, el aliso rojo y el abedul rojo, hasta la fibra característica del roble rojo y blanco y el intenso color marrón oscuro del nogal negro.

 

Carpintería Exterior

Para aplicaciones exteriores es importante asegurarse que la especie de madera seleccionada tenga la protección necesaria para resistir el deterioro y la exposición a la intemperie. La protección necesaria se determinará en base al riesgo potencial que presente la aplicación. Por ejemplo, la carpintería orientada al sur y muy expuesta, tendrá un riesgo de deterioro mayor. El contacto con el suelo o el uso en ambientes marinos serán las condiciones más peligrosas. Debe tenerse en cuenta que la albura (el borde exterior del árbol que con frecuencia presenta un color más claro) de todas las especies no es durable y se deteriorará y pudrirá bajo ciertas condiciones de humedad. Si la madera contuviera albura deberá tratarse con el protector adecuado. El duramen de algunas frondosas puede ofrecer una protección natural contra el deterioro. Estas especies se clasifican como durables (el grado de durabilidad podría variar). Sin embargo, las especies de frondosas no durables también puede utilizarse en aplicaciones exteriores siempre que se traten con protectores. Normalmente, la madera de frondosas tratada necesitará un revestimiento o acabado con el fin de asegurar el máximo rendimiento del protector, pero las especies durables por naturaleza, como por ejemplo el roble, pueden dejarse a la intemperie sin tratamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.