Lord’s Cricket Ground, más conocido como Lord’s (por su fundador, Thomas Lord), es un estadio de críquet situado en la ciudad de Westminster en Londres. Con capacidad para 30,000 espectadores, es reconocido como la ‘catedral del críquet’.

 

La cubierta voladiza de la nueva tribuna del campo de críquet del Lord’s describe el arco largo y bajo propio de la trayectoria de una bola enviada por el lanzador hacia el bateador intentando impactar en el wicket.

La tela traslúcida de alta tecnología hace que los espectadores nunca estén bajo una sombra completa a la vez que evita que necesiten proteger sus ojos de la luz del sol. Además, los asientos están colocados para ofrecer las mejores líneas visuales del campo, en diagonal hacia el terreno de juego, según aseguran los conocedores del críquet.

 

Pero la nueva estructura no es solo un éxito estético que complace a la multitud sino que también es una innovación técnica en cuanto a los materiales utilizados en las 11 vigas en voladizo, de hasta 23 m de longitud, que sostienen la cubierta. Son vigas de madera laminada encolada (glulam) de Encino Blanco Americano, siendo la primera vez que se emplea esta especie en este formato a una escala de tal tamaño y en una ubicación tan especial donde su comportamiento es fundamental, formando la estructura principal de un techo que se proyecta sobre más de 2,674 espectadores.

Un escaparate tan prestigioso para el diseño y el comportamiento técnico debería estimular un uso más amplio de la madera laminada encolada de Encino Blanco en la construcción, en diseños incluso más ambiciosos.

La estructura es el resultado de una estrecha colaboración entre los arquitectos del estudio de arquitectura Populous, especialistas en estadios, los ingenieros de Arup, el proveedor de Encino Blanco Americano Robinson Lumber, la ingeniería y fabricante alemana de productos madera Hess Timber, BAM Construction y la American Hardwood Export Council (AHEC), comprometida con el desarrollo de aplicaciones estructurales para la madera de frondosas de los Estados Unidos. AHEC proporcionó asesoramiento técnico y ayudó a obtener la madera.

Las instrucciones que recibió Populous por parte del cliente, el Marylebone Cricket Club (MCC), eran construir una tribuna que superase las deficiencias de la anterior. También tenía que dejar la marca de su propia identidad visual, a la vez que debía armonizar con las demás construcciones del Lord’s.

 

“El Lord’s abarca distintos estilos de tribunas. En lugar de un diseño uniforme de estadio; se trata de un campus arquitectónico, descrito como ‘un conjunto de pabellones situados alrededor de un espacio verde’, ” comentaron el director senior de Populous y el jefe de proyecto Philip Johnson. “Así que hemos hecho guiños al diseño de otras tribunas, sobre todo al techo de tejido tipo tienda de campaña del Mound Stand. Al mismo tiempo, hemos intentado aportar algo nuevo; un edificio que transmita una sensación de ligereza, de ahí la cubierta realizada en tela en lugar de vidrio, y la sección de 13 m de longitud en voladizo que parece estar flotando sobre la multitud. Queríamos capturar el carácter veraniego del críquet, así como el ambiente de un club local”.

Populous también quiso este ambiente para el restaurante situado en la parte trasera de la tribuna.

”Las vigas se extienden hacia atrás, en donde utilizamos el mismo tejido para el techo, pero de doble revestimiento con una capa intermedia de aislamiento Aerogel”, dijo Johnson. “Así que contamos con la misma traslucidez que, junto con un doble acristalamiento y calefacción por suelo radiante, nos permite usar el edificio para acoger eventos durante todo el año. Más adelante, en las jornadas de verano, las amplias ventanas se pueden abrir completamente creando un espacio que ayuda a los espectadores a sentirse dentro del juego”.

Por otra parte, dado que la fachada trasera se orienta hacia el popular jardín del Lord’s, los arquitectos han prestado especial atención a su diseño, incorporando paredes de color verde.

 

En cuanto a la elección de la especie de madera para las vigas, “se hizo sola”, comentó. “Contribuye a resaltar la exclusiva identidad de la tribuna entre el resto, y el uso de madera y tejido parece una combinación natural”, dijo Johnson. “También queríamos que la tribuna estuviese hecha y considerada lo más sostenible posible, y ¿qué otro material más sostenible existe que la madera procedente de bosques bien gestionados?”.

La madera, y en especial la madera de frondosas parece muy adecuada para el críquet ya que sus bates son de Sauce y los travesaños del wicket de Fresno. De hecho, se consideró incluir ambas especies en el diseño pero finalmente tanto el arquitecto como el cliente se decantaron por el Encino Blanco Americano en los suelos y carpintería.

El Encino Blanco Americano surgió como opción en las conversaciones con Arup que ya tenía experiencia con frondosas americanas para uso estructural, por haber trabajado, en los últimos años, en colaboraciones con AHEC para el London Design Festival como Timber Wave en madera laminada de Encino Rojo Americano, Endless Stair en madera contralaminada de Poplar Americano (CLT) o The Smile en 2016 en la que se utilizó por primera vez a escala industrial paneles contralaminados de Poplar Americano.

“Criterios de ingeniería y arquitectónicos decidieron la selección del Encino Blanco Americano”, dijo Giancarlo Torpiano de Arup. “También se tuvo en cuenta al Encino europeo pero el Encino Blanco Americano tiene la reputación de contar con una mejor clasificación por calidades y de proporcionar un acabado limpio. También es relativamente denso por lo que posee buenas propiedades de resistencia y rigidez que nos permiten alcanzar las mismas especificaciones con vigas más esbeltas lo cual es un aspecto arquitectónico importante. Por otra parte, dado que deben estar instaladas en un entorno exterior, incontrolado, con fluctuaciones relativamente altas de temperatura en comparación con el entorno controlado de un interior, las propiedades térmicas de esta especie son una de sus principales ventajas”.

El interrogante sobre el Encino Blanco Americano era que no había sido probado en una instalación tan exigente y de tan alto nivel técnico como el Lord’s. Especialmente había escasa investigación sobre la resistencia de las juntas por entalladuras múltiples en madera de frondosas. Esto obligó a los fabricantes de vigas de Hess Timber a llevar a cabo una fase de ensayos.

“Teníamos una amplia experiencia en el uso de madera de frondosas templadas y tropicales en madera laminada encolada y en componentes con uniones por entalladuras múltiples, incluyendo elementos estructurales”, dijo el jefe de ventas de Hess, Markus Golinski. También producimos glulam híbrido, combinando láminas de abeto con una superficie exterior de madera de frondosas, como el Encino Blanco, para un proyecto en el King’s College de Cambridge”.

Anteriormente solo habíamos producido glulam de Encino Blanco para proyectos pequeños y con un relativamente bajo nivel técnico, así que tuvimos que comenzar desde cero; desde las juntas por entalladuras múltiples hasta la laminación de las capas”.

Si bien la densidad y rigidez de la madera han ayudado a Arup a alcanzar la flexión exigida mínima de la viga, también planteó algunos desafíos, indicó Golinski.

“El problema era que nuestras colas habituales no pegaban lo suficiente debido a la densidad de la madera. De hecho, al comienzo experimentamos el despegado de algunas láminas. Pero finalmente encontramos un moderno adhesivo que funcionaba. Así que el éxito se lo debemos a los últimos desarrollos de las colas. Hace diez años estas vigas no habrían sido posibles”.

Hess envió prototipos de vigas para su ensayo en el Instituto de Pruebas de Materiales MPA de la Universidad de Stuttgart, un organismo notificado europeo para la certificación de materiales de construcción, conocido por su trabajo con madera para uso estructural. Los “padrinos de la madera laminada encolada -glulam”, como los describe Golinski.

 

El fabricante, el laboratorio de ensayos y Arup debatieron sobre si era necesario realizar pruebas hasta la destrucción de la muestra, viendo finalmente que era esencial ya que la madera laminada encolada jugaba un papel básico y no contaba con ningún aval por parte de la EPA (European Product Approval – Aprobación de productos europeos). Sin embargo, superó los ensayos y Hess comenzó a producir vigas a gran escala, incluyendo una ligera precurvatura.

“Otra ventaja de la rigidez y uniformidad del Encino Blanco Americano fue que nos permitía predecir los niveles de flexión y curvatura con mucha precisión”, dijo Golinski.

Con un peso de hasta cuatro toneladas cada una y 350×900 mm en su mayor escudaría, las vigas viajaron las 600 millas desde la planta de Kleinheubach de Hess hasta el norte de Londres colocando dos vigas en cada camión, y elevadas por el contratista BAM, con grúas colocadas sobre el terreno sagrado del Lord’s.

Las vigas se conectan a la pared de hormigón en la parte trasera del restaurante a través de placas de acero integrado. El voladizo sobrepasa las columnas de acero que forman la estructura de las ventanas a donde están fijadas. Por encima, la cubierta se extiende sobre los arcos de acero, dando al techo un efecto festoneado, y estos arcos se fijan a delgados raíles de acero de sección en forma de T atornillados a la madera.

El sistema fue diseñado conjuntamente por Arup y Hess, con las conexiones de acero procedentes de Leicht Engineering.

“El sistema evita los diferentes movimientos de los materiales debidos a la temperatura al ser la madera únicamente la que proporciona la estructura primaria y estar el acero simplementa apoyado sobre la madera” dijo Torpiano. “Esto también evita que el acero y la tela reciban los efectos residuales del movimiento de la madera”.

El Encino Blanco Americano tiene una alta durabilidad natural, pero como protección adicional, el acabado de Remmers lo protege e impide que se introduzca la lluvia y la luz ultravioleta en la cubierta. Por otra parte, no ha sido necesario el uso de ningún producto cortafuego.

“El fuego en ocasiones es una de las preocupaciones de los clientes al realizar construcciones con madera, pero el glulam no se inflama con facilidad y arde muy lentamente”, indica Torpiano. “De hecho, en los incendios se ha demostrado que es capaz de mantener la integridad de la estructura durante más tiempo que el acero”.

Ya terminado, todos los que han estado implicados confían en que la construcción pueda inspirar un mayor uso estructural de la madera laminada encolada de frondosas Americanas y, en particular, del glulam de Encino Blanco Americano.

“Ahora contamos con la experiencia y con los resultados de las pruebas, por lo que no comenzaremos de cero en el siguiente proyecto con Encino Blanco. Además hemos invertido en equipos para mecanizarlo” comentó Golinski. “También se prevé un aumento en la producción mundial de madera de frondosas, así que debemos encontrar nuevos usos para ella”.

Los arquitectos del estudio de arquitectura Populous también ven un gran potencial.

“Me siento muy interesado por explorar aún más las posibilidades que ofrece”, dijo Johnson. “Hay un límite en el tamaño del proyecto en el que se puede utilizar madera laminada encolada debido a la escuadría requerida de las vigas. Pero es más que probable que la tribuna del Lord’s no sea el límite”.

Subrayando su entusiasmo con el proyecto, Johnson hizo planes para asistir al primer encuentro que se celebró antes de completar la estructura en mayo.

“No me sentaré en la tribuna solo como un miembro de MCC”, comentó. “Sino que disfrutaré observando a los espectadores gozando de la tribuna. Al fin y al cabo, ofrecerles una gran experiencia el día del partido era nuestro objetivo final”.