El último proyecto de Frits van Dongen y Patrick Koschuch, ambos antiguos miembros del estudio de arquitectura “de Architekten Cie”, es el Kunstcluster (Complejo de las Artes), situado en la ciudad holandesa de Nieuwegein.

El edificio está destinado a convertirse en un elemento emblemático del centro de la ciudad, que está siendo objeto de un plan de regeneración que se prolongará durante los próximos años. En el marco de este plan también se construirá un nuevo edificio para el ayuntamiento, que contará con tiendas, viviendas y oficinas por encima del nivel del suelo y un aparcamiento subterráneo debajo del edificio.

El Kunstcluster está formado por dos grandes bloques; el teatro y el centro de las artes y un aparcamiento de vehículos de varias plantas de altura, en cuya planta baja habrá un espacio de tiendas.

El nuevo teatro incluye un auditorio y un teatro estudio. El auditorio principal tiene un aforo de 700 personas, con un estrado y un escenario de amplias dimensiones adecuados para todo tipo de producciones. El teatro estudio es considerablemente más pequeño, con 200 asientos, pero está equipado con un escenario plegable que permite la celebración de diversos eventos, incluyendo conciertos de música pop y rock. El futuro centro de las artes estará ubicado encima del teatro, proporcionando un espacio multifuncional en el que se impartirán clases de música, danza y actuación.

El techo y los palcos del nuevo auditorio principal están totalmente revestidos con paneles de MDF acústicos cuya cara frontal chapada en nogal estadounidense.

“Elegimos el nogal con el fin de potenciar una sensación general de protección envolvente en el interior del edificio, una atmósfera cálida y una sensación de comunidad que las curvas de la madera contribuyen a reforzar”, comentó Frits van Dongen, quien actualmente compagina el puesto de Arquitecto Jefe del Estado junto con su labor profesional privada.

Keijsers Lundiform, el contratista de la carpintería a medida, fabricó más de 3.000 paneles MDF de nogal americano.

Los paneles se chaparon a mano en la planta que el contratista tiene en Polonia y, antes de enviarse a Holanda, se seleccionaron y montaron cuidadosamente con el fin de asegurar la consistencia del tono y el veteado. “Utilizando un sistema de modelización 3D y una máquina CNC, cada panel se cortó con las dimensiones correctas y se numeró. Algunas de las secciones de mayor complejidad tuvieron que montarse en nuestro almacén antes de instalarlas en el emplazamiento.

Los paneles del techo, por ejemplo, son curvos y fue necesario curvarlos previamente para darles la forma exacta correcta. Para obtener una acústica de gran calidad, los paneles no se han instalados formando una superficie plana, sino ligeramente escalonados con el fin de absorber el sonido. Las secciones de los bordes curvos de algunos palcos están fabricadas en nogal estadounidense macizo”, explica Twan Derks, el coordinador del proyecto.

El complejo se completa con tres espectaculares vestíbulos y un café teatro con vistas a la plaza central de la ciudad, la Stadsplein. Frits van Dongen y Patrick Koschuch eligieron el revestimiento de poplar americano para las paredes curvas del vestíbulo debido a que se sintieron atraídos por la variación de los tonos naturales de esta madera, desde el blanco cremoso y el verde oliva claro de la albura al veteado morado oscuro, marrón y verde oliva oscuro del duramen.

“Esta especie era la elección perfecta para simbolizar la diversidad de espacios del edificio y la interacción entre el vestíbulo, la entrada y el público”, comentó Koschuch. Para cumplir las especificaciones del arquitecto, Derako International, los proveedores del sistema de revestimiento, fabricaron los listones de tulipwood macizo en tres dimensiones diferentes (45 x 70 mm, 30 x 98 mm y 15 x 126 mm), que posteriormente se fijaron aleatoriamente en su sistema de soporte metálico.

La variedad de tonos se ve realzada por la colocación deliberadamente aleatoria de los listones. Los listones de poplar americano  también se fijaron en diferentes niveles con el fin de incrementar la absorción del sonido. “Puesto que el revestimiento de poplar se extiende a lo largo de varias paredes curvas, nuestra planta de producción tuvo que fabricar los soportes de metal con siete tipos de radios diferentes, utilizando para ello herramientas de precisión.

También tuvimos que tener en cuenta los dispositivos de iluminación de las paredes, que están empotrados en el revestimiento de madera. Para diseñar nuestro sistema de soporte nos basamos en el plano CAD del edificio”, explica Sita Veer, de Derako International. Una vez acabado, el revestimiento de la pared resalta las variaciones del color natural del tulipwood, a lo que también contribuye la colocación aleatoria de los listones del revestimiento.

El acristalamiento exterior de la zona del vestíbulo está revestido con un acabado de impresión en el lado interior que crea el efecto del telón de un escenario. También desempeña un papel práctico, ya que reduce el nivel de la luz entrante por las fachadas sur y este, evitando el sobrecalentamiento de la zona de la gran escalera y el vestíbulo en los días cálidos.

El nivel de pigmentación del acabado de impresión es lo suficientemente transparente como para poder ver a través de él. Un “escaparate” de aproximadamente 10 metros de altura permite que quienes transitan por la plaza central puedan ver el vestíbulo y al público que acude al teatro. Quienes acuden a ver las funciones pueden, a su vez, disfrutar de unas hermosas vistas al centro de la ciudad desde los tres vestíbulos, situados a una altura de 5, 10 y 15 metros sobre el nivel del suelo, respectivamente. Por las noches, la fachada se llena de luz con un sistema de iluminación LED energéticamente eficiente.

En el centro urbano remodelado, la práctica totalidad de los vehículos se aparcarán en aparcamientos subterráneos, excepto por el aparcamiento de varias plantas situado junto al Kunstcluster. Este bloque constituye literalmente un pulmón verde en el entorno urbano dominado por los edificios de piedra en el que se ubica.

La idea del diseño consistía en conseguir que la estructura del aparcamiento fuera neutra de carbono tanto en su construcción con en su uso posterior. La fachada del garaje que da a la Stadsplein tiene cuatro metros de grosor y contiene una escalera que asciende a través de tupidas matas de bambú de seis metros de altura plantadas en enormes jardineras. Los motivos impresos en las barandillas y en otras superficies acristaladas reflejan gráficamente la imagen del bambú. La planta baja alberga una zona de tiendas que contribuirá a crear un entorno urbano animado y vibrante.

 

Proyecto: Nuevo Teatro y Centro de Artes de la Ciudad de Nieuwegein

Cliente: Projectbureau Binnenstad

Ubicación: Nieuwegein

Tipo: Centro

Estudio: Architekten Cie

Especie: Nogal Americano (American Walnut), Poplar Americano (American Tulipwood)

Ingeniería Estructural: ABT, Delft

Carpintería:  Keijsers Lundiform

Aforo del auditorio: 900 personas

Superficie del emplazamiento: 27.550 m2

Inauguración del proyecto: 2012

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.