Diseño sostenible: ¿por qué usar Madera Dura Americana?

De acuerdo con el Consejo de Diseño del Reino Unido, “el diseño sostenible implica el uso estratégico del diseño, para satisfacer las necesidades humanas actuales y futuras, sin comprometer al medio ambiente. Incluye el rediseño de productos, procesos, servicios o sistemas para enfrentar los desequilibrios o las ventajas y desventajas entre las demandas de la sociedad, el ambiente y la economía, y por último, la restauración del daño ya hecho”.

Al intentar equilibrar las “ventajas y desventajas entre las demandas de la sociedad, el ambiente y la economía y, por último, la restauración del daño ya realizado”, la madera de frondosas estadounidenses son verdaderamente una solución donde todos ganan. Sus usos en productos duraderos de gran valor para el almacenamiento de carbono, como suelos, revestimientos y mobiliario, no sólo satisface las demandas de la sociedad de materias primas, sin dañar el medio ambiente, sino que también contribuye al mantenimiento de los recursos forestales, respalda las economías de las pequeñas comunidades rurales, y ayuda a mitigar el calentamiento global.

Según las palabras de AIGA, la asociación profesional estadounidense para el diseño: “el diseño es un conducto poderoso para el cambio. A medida que los mensajes, artefactos y experiencias que creamos atraviesan las manos, mentes y los corazones de nuestra gente, tenemos la oportunidad de tejer sostenibilidad en la extensa trama de la cultura, y de movilizar las aspiraciones de un estilo de vida con una base más sustentable”.

Al usar un material auténtico y hermoso, como la Madera Dura Americana, de fuentes sostenibles de los bosques de madera de frondosas más extensos del mundo, los diseñadores están enviando una poderosa señal sobre la forma en que vivimos hoy, y a la que aspiramos a vivir en el futuro.

Al unirse a la sostenibilidad, los diseñadores no sólo responden a la nueva moda. Ni buscan solamente minimizar el impacto directo de sus propias creaciones en el ambiente. Están promoviendo las visiones deseables que obligan a las personas a desear vivir de manera sostenible. Y, al hacer esto, los diseñadores están convirtiéndose en parte clave del proceso para moverse hacia un futuro más sostenible. 

La elección de materiales es un elemento clave del diseño sostenible. Al usar la madera de frondosas estadounidenses, los diseñadores se garantizan la minimización del impacto en el ambiente a lo largo de todas las etapas del ciclo de vida del producto, desde la extracción, hasta el procesamiento, uso, reutilización y desecho final.

A la misma vez, por medio de sus elecciones de especies particulares y calificaciones de la madera de frondosas estadounidenses, los diseñadores juegan un papel central en la reducción de los desechos y maximizan el uso de este valioso recurso natural.

Las contribuciones clave de la madera de frondosas estadounidenses al diseño sostenible incluyen:

  1. Las Maderas Duras Americanas son un material de bajo impacto
    Las frondosas estadounidenses tienen un bajo impacto en el ambiente en todas las etapas del ciclo de vida, desde el punto de extracción. La gestión forestal en el sector no es intensiva, un resultado del hecho de que la mayoría de los bosques de madera de frondosas estadounidenses están administrados y en manos de personas, familias o pequeñas compañías, en lugar de grandes empresas de madereras. Los capitales sociales forestales son relativamente pequeños, en su gran mayoría inferiores a 10 hectáreas, lo que limita el tamaño de las operaciones de cosechas. La motivación principal para poseer la tierra se centra, en general, no en la producción de madera o la economía, sino simplemente en el aprovechamiento de la propiedad forestal. Debido a que la producción de madera y el retorno económico a los accionistas no constituyen los objetivos principales, los propietarios de los bosques de madera de frondosas estadounidenses tienden a administrar de manera menos agresiva y a hacer crecer sus bosques en rotaciones más prolongadas. La explotación forestal de selección es típica e implica la eliminación de solamente algunos árboles por hectárea, en lugar de una corta a hecho. Después de la cosecha, los propietarios de los bosques confían en general en la regeneración natural, que abunda en profundos suelos del bosque fértil de Estados Unidos. Hay poca necesidad o incentivo para el agregado de fertilizantes químicos. No se utilizan especies modificadas genéticamente ni especies “exóticas” no nativas.
  2. Las Maderas Duras Americanas no son solamente renovables, sino también un recurso expandible
    Los inventarios forestales regulares emprendidos por el gobierno federal de los Estados Unidos cada diez años es una clara muestra de que la madera de frondosas estadounidenses no son sólo renovables, sino que también son un recurso expandible. La última información del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) se publicó en 2009 para preparar el informe de inventario 2010. Esto muestra que de 1953 a 2007, el creciente volumen del stock de madera de frondosas estadounidenses se duplicó de 5 mil millones de m3 a 11,4 miles de millones de m3. El creciente volumen del stock de madera de frondosas aumentó en forma continua durante los últimos 50 años, incluso en épocas en que la cosecha de madera estaba en su auge. La encuesta también muestra que los bosques están envejeciendo y se permite que los árboles crezcan hasta el tamaño deseado antes de ser cosechados. El volumen de árboles de frondosas con diámetros de 48 cm o más se triplicó de 731 millones de m3 a 2.3 mil millones de m3 desde 1953.
  3. Las Maderas Duras Americanas almacenan carbono
    Mientras que otras industrias, como el acero, hormigón y plástico resaltan en general sus esfuerzos por reducir su impacto negativo en el ambiente, la madera de frondosas estadounidenses es uno de los pocos materiales que tienen un impacto positivo en el ambiente. La gestión a largo plazo de los bosques de frondosas de Estados Unidos para la producción de madera sostenible realiza una contribución significativa para el almacenamiento de carbono. Cada año durante los últimos 50 años, los bosques de frondosas estadounidenses almacenaron cerca del equivalente a 165 millones de toneladas de dióxido de carbono (sin incluir todo el material cosechado). Esto es suficiente para compensar aproximadamente el 14% de las emisiones residenciales anuales de Estados Unidos en 2006, o el 9% de las emisiones del transporte anual de los Estados Unidos en el mismo año. La contribución directa de los bosques de frondosas estadounidenses hacia el secuestro de carbono no incluye el carbono retenido en almacenamiento a largo plazo, como elemento de los productos de frondosas estadounidenses. Con generaciones de expansión de vidas útiles, los muebles, pisos, ebanistería y trabajos artesanales con madera de frondosas estadounidenses actúan como un depósito adicional de carbono por varias décadas.
  4. Las Maderas Duras Americanas son eficientes desde el punto de vista energético
    El proceso de convertir madera en productos de edificación utilizables requiere mucha menos energía que la gran mayoría de otros materiales. Además, mucha de la energía necesaria para producir los productos de frondosas estadounidenses es bioenergía. Un estudio de 2007 sobre 20 aserraderos de frondosas al noreste de Estados Unidos reveló que el 75% de la energía requerida para fabricar madera secada a horno derivó de biomasas (como por ejemplo: corteza de árbol, polvo de sierra y cortes de madera). Como resultado, incluso se emite menos dióxido de carbono cuando se produce madera de frondosas estadounidenses, que cuando se producen diversos materiales reciclables. Para ver más evidencias, consulte “Una evaluación preliminar de la huella de carbono de la madera secada a horno de frondosas estadounidenses que se provee a los distribuidores de la Unión Europea”.

  5. Las emisiones bajas están asociadas con el transporte de la Madera Dura Americana
    La evaluación de la huella de carbono de la madera de frondosas estadounidenses desde el bosque hasta el distribuidor europeo indica que el secuestro de carbono durante el crecimiento forestal del árbol elimina totalmente las emisiones totales de carbono que resultan de la cosecha, el procesamiento y el transporte. De hecho, el transporte es un factor relativamente menor en la huella de carbono general. Esto se da particularmente en el transporte marítimo. El transporte de madera de frondosas estadounidenses por barco a través del Atlántico, un viaje de más de 6000 km, demanda un poco más de energía que un viaje por tierra de 500 km. Inclusive, una circunnavegación completa del mundo por mar (40.000 km) sería compensada de inmediato por el carbón secuestrado en el producto de la madera. Para ver más evidencias, consulte“Una evaluación preliminar de la huella de carbono de la madera secada a horno de frondosas estadounidenses que se provee a los distribuidores de la Unión Europea”.

  6. Las Maderas Duras Americanas son saludables y no tóxicas
    Los riesgos de salud asociados con un material natural como la madera de frondosas estadounidenses, que no requiere pegamentos ni otros tratamientos químicos durante el procesamiento, son mínimos. Cuando sea necesario, una amplia gama de acabados con bajo contenido de compuestos orgánicos volátiles (VOC) pueden usarse para proteger la apariencia estética y el rendimiento de la madera de frondosas estadounidenses. Las frondosas estadounidenses son fáciles de mantener con limpiadores no tóxicos y no atrapan el polvo, la suciedad ni otros alérgenos. El simple mantenimiento regular, tal como la limpieza, barrido y aspirado del polvo mantiene el ambiente libre de alérgenos. Por esta razón, son recomendados para las personas sensibles a los químicos o para aquellas que sufren de alergias o asma.
  7. Las Maderas Duras Americanas son fácilmente reciclables y biodegradables
    Un principio clave del diseño sustentable es que los productos, procesos y sistemas deberían diseñarse para su rendimiento en una ‘vida después de la muerte’ comercial. Esto se relaciona con una nueva tendencia hacia la biomímicra, que abarca el rediseño de sistemas industriales sobre líneas biológicas y permite reutilizar constantemente los materiales en ciclos cerrados continuos. La forma más directa de lograr la biomímicra es mediante el uso de materiales renovables orgánicos, como la madera de frondosas estadounidenses. Gracias a que quedan intactas al mezclarse con otros materiales y químicos, las frondosas estadounidenses están listas para volver a utilizarse. Aquellos componentes de las frondosas estadounidenses a ser eliminados son biodegradables y no tóxicos. Pueden incinerarse con seguridad y ofrecer así una fuente de energía de carbono neutral.
  8. Las Maderas Duras Americanas son eficientes desde el punto de vista de los desechos
    La industria de productos de madera estadounidense tiene un sólido registro de minimización de desechos. Durante los últimos 50 años, en todo Estados Unidos, se registró un 39 % de aumento en la cantidad de productos de madera y papel producidos por metro cúbico de entrada de madera. La gran mayoría de los productos de “desecho” que se producen, en especial cortes pequeños y aserrín, se usan como fuente de energía de carbono neutral. Un estudio de 2007 de 20 aserraderos de madera de frondosas en el Noreste de los Estados Unidos mostró que el 75% de la energía requerida para producir madera aserrada secada a horno se derivaba de la quema de biomasa. Además, la aplicación de un conjunto de normas de clasificación NHLA reconocidas internacionalmente, establecidas hace más de 100 años, contribuyó enormemente a la minimización de desechos en el sector de la madera de frondosas estadounidenses.
  9. Las Maderas Duras Americanas ofrecen durabilidad y alta calidad
    Los productos con mejor funcionamiento y de mayor duración deben reemplazarse con menos frecuencia, lo que reduce así el impacto de producir reemplazos. Los productos de madera de frondosas estadounidenses son duraderos naturalmente, y tienden a durar más que sus contrapartes sintéticas. Por ejemplo: los pisos de maderas de frondosas pueden durar 50 años o más. Las alfombras sin costura y las baldosas, por otro lado, tienen un lapso de cuatro a seis años de duración. Después de 15 ó 20 años de uso, el piso de madera de frondosas puede adoptar una nueva apariencia fresca, volviendo a aplicar un acabado por aproximadamente la mitad del costo de reemplazar la alfombra u otras opciones de pisos.
  10. Las Maderas Duras Americanas ofrecen durabilidad y alta calidad
    Los productos con mejor funcionamiento y de mayor duración deben reemplazarse con menos frecuencia, lo que reduce así el impacto de producir reemplazos. Los productos de madera de frondosas estadounidenses son duraderos naturalmente, y tienden a durar más que sus contrapartes sintéticas. Por ejemplo: los pisos de maderas de frondosas pueden durar 50 años o más. Las alfombras sin costura y las baldosas, por otro lado, tienen un lapso de cuatro a seis años de duración. Después de 15 ó 20 años de uso, el piso de madera de frondosas puede adoptar una nueva apariencia fresca, volviendo a aplicar un acabado por aproximadamente la mitad del costo de reemplazar la alfombra u otras opciones de pisos.
  11. Las Maderas Duras Americanas son bellas con estética natural y socialmente equitativas
    El diseño sustentable debe basarse en materiales de fuentes éticas, extraído y fabricado de manera de respaldar los derechos humanos y las necesidades básicas, como paga suficiente, cuidado de la salud y beneficios. Cuando se trata del aprovisionamiento de la madera de frondosas estadounidenses, usted puede tener la seguridad de que estos temas se tratan íntegramente a través de un marco regulatorio totalmente obligatorio en Estados Unidos. Por ejemplo:

    • La ley de 1970 sobre la Salud y Seguridad Ocupacional Federal de Estados Unidos (OSHA) establece medidas de seguridad y equipos de seguridad muy específicos, que deben utilizarse durante la actividad comercial en las áreas forestales. Funcionarios estatales y federales llevan a cabo casi 40.000 inspecciones por año, para controlar el cumplimiento y las sanciones por violaciones graves.
    • La Ley de Normas Laborables Justas (FLSA) establece un salario mínimo, paga por horas extras, registros contables y estándares de trabajo de niños para todos los trabajadores de Estados Unidos. El Departamento de Trabajo está capacitado para imponer graves sanciones a los empleados que no cumplan, incluso la recuperación de salarios retroactivos o a través del procesamiento penal.
    • La Ley de Familia y Licencia Médica (FMLA) requiere que los empleadores provean una licencia sin goce de sueldo a los trabajadores que cuidan a un recién nacido o a un familiar con una enfermedad médica grave.
  12. Las Maderas Duras Americanas son auténticas
    No hay engaño cuando usa madera de frondosas estadounidenses. Si bien otros materiales pueden ser modificados para hacer que luzcan como la madera de frondosas estadounidenses, no pueden transmitir la misma historia inspiradora sobre la duración sostenible. Esta es la historia del producto orgánico natural derivado de las familias y comunidades rurales de Estados Unidos que administraron bosques durante generaciones, y que son los guardianes del recurso de madera de frondosas renovables más grande del mundo. Es la historia de un producto que permite el rediseño de estilos de vida y sistemas industriales sobre líneas sostenibles. Y es la historia del almacenamiento natural de carbono que, a través de su creciente uso, ayuda a prevenir un cambio climático potencialmente catastrófico.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.