El Cerezo Americano embellece con su calidez y color natural el edificio de la Agencia del Medio Ambiente en Bruselas, Bélgica, el edificio de oficinas pasivo más grande de Europa. El edificio es un escaparate de las tecnologías más avanzadas en el campo de la eficiencia energética. Los tonos cálidos e intensos del cerezo destacan notablemente contra el blanco liso y el gris claro de los techos y los suelos de hormigón. Las mamparas de madera introducen en el edificio un elemento natural que crea además una seña de continuidad en las diferentes plantas.

El pasado mes de enero se inauguró el mayor edificio de oficinas totalmente pasivo de Europa en Tour & Taxis, una de las principales áreas de regeneración urbana de Bruselas situada en el muelle del puerto interior de la ciudad. Esta área debe su nombre a los fundadores del sistema postal belga, la familia Von Thurn und Tassis. Tour & Taxis, que a finales del siglo XIX fue un importante centro de transporte equipado con infraestructuras fluviales y ferroviarias, está llamado a convertirse en un modelo de regeneración urbana sostenible que atraerá de nuevo a la población al muelle del canal. Para comenzar con buen pie este importante plan de regeneración urbana, el gobierno regional de Bruselas decidió poner en marcha un proyecto insignia ubicando la nueva sede de la Agencia de Medio Ambiente de Bruselas en Tour & Taxis. El impactante y distintivo diseño del nuevo edificio sirve de icono para marcar el lanzamiento de este nuevo y sostenible plan urbano. Debido a su voluminoso y protuberante tejado de color negro, los habitantes de Bruselas pronto han comenzado a denominarlo “la tostadora”. Diseñado por el estudio de arquitectura holandés Cepezed, el edificio es un escaparate de las tecnologías más avanzadas en el campo de la eficiencia energética.

 

Un proyecto emblemático del diseño sostenible

Las nuevas oficinas se disponen alrededor de un atrio central de siete plantas de altura cubierto por un tejado que, al ser transparente, permite la entrada de la luz natural durante todo el día. Aunque al aproximarse al edificio éste destaca por su revestimiento exterior de aluminio de color negro, con el fin de absorber la luz solar, una vez se ha atravesado la entrada principal el visitante se ve envuelto por la atmósfera espaciosa y diáfana del atrio principal, con la sensación de encontrase en un gigantesco invernadero. La estructura metálica de soporte está pintada en blanco en su totalidad y, si se levanta la vista hacia arriba, pueden verse los suelos de hormigón de color gris claro de las diferentes plantas. Este atrio central no solo es arquitectónicamente espectacular; al estar orientado hacia la plaza abierta situada en el exterior, también captura la radiación solar y almacena el calor para su reciclaje. El tejado con triple acristalamiento asegura un buen nivel de aislamiento y un sistema de persianas automáticas protege el atrio contra la luz solar excesiva durante los meses de verano.

El gran espacio abierto de la planta baja, en el que se encuentra el mostrador de información de la Agencia, de forma ovalada, conecta el edificio con la plaza adyacente y albergará a partir de 2016 una exposición sobre los desafíos medioambientales principales a los que se enfrentan las ciudades en el siglo XXI. La escalera principal rodea el perímetro del atrio central creando una serie de balcones abiertos en los diferentes niveles de las plantas desde los que se domina el atrio completo. Esta gran escalera es en realidad una ampliación de las gradas del auditorio adyacente, situado en el lado oeste del edificio. Con 415 coloridas butacas y suelos de madera, el auditorio está totalmente equipado con los equipos audiovisuales más avanzados y puede alquilarse para la celebración de eventos externos. En la primera planta, un restaurante con vistas al atrio central sirve menús ecológicos tanto para el personal de la Agencia como para el público general. Las plantas superiores, bañadas por la luz solar y con unas vistas impresionantes de la ciudad de Bruselas, albergan un laboratorio y oficinas de planta abierta que proporcionan una gran flexibilidad a la hora de organizar los espacios de trabajo.

Mamparas de gran altura fabricadas en cerezo estadounidense separan los diferentes espacios de las oficinas.

Por las diferentes plantas se reparten alrededor de 900 m² de mamparas de madera diseñadas por Nathalie Daele, la arquitecta interna de la Agencia. Fabricadas en cerezo estadounidense, sirven para organizar los espacios de trabajo en las oficinas, que son en su mayor parte de planta abierta. Los tonos cálidos e intensos del cerezo destacan notablemente contra el blanco liso y el gris claro de los techos y los suelos de hormigón. Las mamparas de madera introducen en el edificio un elemento natural que crea además una seña de continuidad en las diferentes plantas. En el centro de información de la Agencia de Medio Ambiente de Bruselas, situado en la primera planta junto al restaurante, los visitantes, grupos escolares y ONGs pueden encontrar información práctica sobre cuestiones medioambientales y recibir asesoría de primera mano del equipo de asesores de la Agencia. Una mampara de madera formada por listones de cerezo estadounidense abarca casi toda la anchura del centro de visitantes. Los listones de cerezo de casi tres metros de altura se han montado verticalmente colocando sus testas sobre una base de madera maciza. Algunos listones se han teñido utilizando el patrón cromático que se repite por todo el edificio y en el que cada color representa cada uno de los ámbitos de las ciencias medioambientales que cubre la Agencia. La mampara también cuenta con tres baldas integradas que permiten mostrar al público las publicaciones de la Agencia.

De acuerdo con las diferentes distribuciones de las plantas, el arquitecto ha combinado inteligentemente mamparas abiertas de listones de gran altura con mamparas de madera cerradas de menor altura. Las mamparas de listones permiten que la luz natural procedente del atrio central se adentre en el edificio a través de las rendijas, mientras que las mamparas cerradas ocultan elementos funcionales como percheros y fotocopiadoras, o simplemente proporcionan intimidad a ciertas áreas de reunión. Las diferentes mamparas están dispuestas en ángulos rectos entre ellas y su diferente construcción, cerradas o abiertas, proporciona a cada espacio un carácter e identidad diferentes. Las mamparas cerradas están fabricadas con cerezo macizo de 18 mm de grosor ensamblado con uniones machihembradas en anchuras que oscilan entre 90 mm y 180 mm. El acabado de la madera es un barniz de base agua que hace resaltar el veteado y los diferentes tonos de color del cerezo.

 

Cliente: Agencia de Medio Ambiente de Bruselas | www.environnement.brussels

Arquitectos: Architectenbureau cepezed | www.cepezed.nl

Arquitectos locales: Philippe Samyn and Partners

Oficina de control técnico de la construcción: SECO

Diseño sostenible y física de la construcción: DGMR

Ingenieros civiles: Ingenieursbureau SmitWesterman – Ingenieursbureau Meijer bvba

Ingeniería eléctrica y HVAC: Flow Tech International

Empresa de construcción general: Van Laere. NV

Mamparas de madera: Jansen Finishings

Procesador de la madera de frondosas: Hulsmans NV (cepillado y acabado)

Importador de la madera de frondosas: Martal

Duración de las obras de construcción: Agosto de 2012 – Diciembre de 2014

Superficie total: 19.690 m2

Presupuesto: +/- 50 millones EUR

Hermeticidad del edificio: Índice de renovación del aire: 0,6 h -1 conforme con las normas de los edificios pasivos

Agua: Recogida del agua de lluvia en la azotea para el uso como agua gris en el edificio

Aparcamiento de bicicletas interior: Capacidad para 210 bicicletas

Carpintería interior: Rudi Van Beek

Crédito de las fotografías: Leon van Woerkom | Architectenbureau Cepezed

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.